Aportes de la Agrupación Julio Arizaga para la discusión hacia el congreso de AFUTU

0
217

En una sociedad dividida en clases, lo económico-productivo y la distribución de la riqueza están cruzados por la lucha de clases y su desarrollo depende de las correlaciones de fuerzas.  No existen aislados “el tema económico”, “el tema educativo”, “el tema social”, etc.  En la visión global imprescindible para problematizar, la educación se presenta como un asunto relevante pero no es quien debe resolver todos los problemas de la sociedad.

Contradicción principal.  Bloques antagónicos.  En Uruguay, país capitalista dependiente sometido al imperialismo, especialmente de EEUU,  la contradicción principal continúa siendo entre país productivo con justicia social, por el camino y con la consecuencia de la profundización democrática o un país más dependiente.

Los polos de la contradicción expresan dos bloques sociales. El dominante, integrado por los representantes directos del imperialismo, los sectores dominantes de la clase dominante en el país, los resabios de fascismo en las FFAA y el aparato policial, los propietarios de los grandes medios masivos de comunicación y se expresa por las cámaras empresariales en lo social y las cúpulas de los partidos tradicionales y sus coyunturales aliados en el sistema político. Este bloque mantiene el dominio nacional (poder) y disputa la administración (gobierno) para recuperar su plena hegemonía.

El bloque alternativo, democrático-radical por su carácter, político-social por su integración, está  constituido objetivamente por la clase trabajadora y sus aliados populares que exceden los límites de la clase. Este bloque  tiene un nivel escaso de subjetividad, en el plano de la organización y de la consciencia.  Precisamente la subjetivización  de este bloque es esencial para la construcción de una nueva hegemonía. Parte de la dificultad para ello es que habiendo conquistado la administración (el gobierno) para representantes del bloque, estos no siempre actúan de acuerdo a los intereses del bloque ni acorde con su programa.

Proyectos educativos.  Ambos polos de la contradicción, ambos bloques sociales, tienen un proyecto educativo parte del proyecto global.

El bloque dominante aspira a un sistema educativo público-estatal de bajo nivel general que garantice la incorporación de la mayoría para suministrarle  los conocimientos mínimos  que permitan su explotación alfabetizada. Un sistema educativo que separe el conocimiento intelectual del manual y con ello permita la construcción de tecnócratas explotados pero al servicio de la explotación y simultáneamente de trabajadores manuales que no conciban lo intelectual como parte de sus necesidades de conocimiento.  Las políticas educativas neoliberales operaron en tal sentido y los últimos gobiernos  no han mostrado disposición a modificar el rumbo.  Para los sectores dominantes la educación privada y una parte de la pública universitaria es el instrumento para formar a sus cuadros.

El bloque alternativo necesita impulsar una educación democrática y democratizadora.  Si democrática, con un ejercicio de la democracia desde la elaboración de políticas hasta el ejercicio de las tareas de aula.

El ejercicio de la democracia en la elaboración de políticas educativas generales se debe desarrollar a partir del Congreso de la Educación, instrumento que hoy cuenta con un marco legal.  Los dos congresos realizados han sido desconocidos por los gobiernos en aspectos esenciales y ello constituye un neto retroceso democrático, revertir esta situación es asunto de principios y para ello se deberán construir correlaciones populares determinantes.

El aprendizaje de la democracia en la vida educativa cotidiana requiere que los actores directos de la educación participen en los distintos niveles en la construcción y aplicación de las políticas educativas, ello constituye el Cogobierno.  El Cogobierno tiene sentido educativo y no conduce a la frustración solo en la medida en que sus resoluciones sean vinculantes, que no puedan ser desconocidas por autoridades o gobiernos nacionales salvo gravísimas razones de interés general. Para que esto sea posible el sistema educativo público-estatal debe ser autónomo y por ende actuar con independencia de los partidos políticos que coyunturalmente ejerzan el gobierno.

Para el bloque alternativo el fin educativo principal es cooperar en la formación de personas felices. Formarse en y para la felicidad requiere desarrollo de la libertad y de la capacidad crítica. La capacidad crítica es una construcción colectiva que requiere amplios y profundos conocimientos en todos los planos del desarrollo del ser humano.  Lo antedicho es coherente con la reafirmación de la educación como derecho humano fundamental.

 

Desde el bloque alternativo.  Principios y objetivos de la enseñanza pública

La educación como derecho humano fundamental y de ahí la necesidad de un sistema y plan único cuyo objetivo es una formación politécnica-integral.

No es suficiente con declarar que la Educación es un derecho Humano para que realmente todos los habitantes del país accedan a ella a lo largo de toda su vida, es deber del Estado implementar medidas que lo garanticen como figura en la Constitución. Y requiere profesionales conscientes de su rol transformador de la realidad social con carácter revolucionario.

La autonomía y cogobierno de la educación pública estatal son inseparables e imprescindibles para garantizar y materializar este derecho fundamental.  Su existencia real y plena supone un avance en la transformación democrática del Estado.

 

 

 

Propuesta educativa.

La propuesta educativa debe ser única en todo el país, con una administración nacional que procure la igualdad sustantiva en la educación de todos los uruguayos.  Este sistema debe regir tanto para la esfera pública como para la privada.

Plan único y Modalidades  diferentes.  Las diferencias de aplicación de un mismo plan no pueden transformarse en incontables planes, programas, proyectos, que impliquen diferentes contenidos o exigencias de aprobación. Ello atentaría contra el principio de igualdad en la educación y favorece a la equidad (esto es dar a cada quien el “servicio” educativo que demanda, de acuerdo a su origen social y su propio modelo cultural, a las aspiraciones que, desde allí, puede visualizar). No deben implementarse currículos focalizados que sólo agudizan la desigualdad y fragmentación en el sistema y en la sociedad.

Formación Politécnica-Integral.

El trabajo como acción voluntaria y colectiva para transformar la realidad, característica de la especie humana, se desarrolla y realiza simultáneamente en el plano manual e intelectual. Su separación artificial sólo favorece las clases dominantes que la promueven.

El pensamiento crítico se forja en la teoría y la práctica.  Nuestro proyecto educativo tiene como horizonte una educación que trascienda la división que tradicionalmente, en el Uruguay, ha separado la formación técnica y manual de la intelectual.

La Educación debe conjugar ambas formaciones, necesarias para la integralidad que postulamos. Si por ejemplo, se pretende una educación con énfasis en lo técnico y se considera, superflua la historia, la filosofía, la literatura, el arte, entonces la educación resulta absolutamente excluyente, igual que si se procede a la inversa, pues priva del conocimiento práctico que ayuda a desarrollar las ideas complejas, la reflexión profunda, el análisis crítico liberador.

Desde sus orígenes se planteó  al Sistema Educativo preparar  para la ciudadanía y ser propedéutico para estudios ulteriores, especialmente el vínculo “preparatorio” de la enseñanza media con  la Universidad.

No debemos entramparnos en caer en una dicotomía: el preparar para la Universidad o preparar para el mundo del trabajo. La Educación general debe ser entendida como un ciclo que, una vez finalizado, permita al estudiante estar preparado de tal forma que pueda pensarse más allá del aquí y el ahora y proyectar su futuro. Para que la opción que tome ese estudiante, sea desde su vocación e intereses, libre de las ataduras de su extracción económica, las condiciones materiales deberán garantizarse desde otras políticas de Estado. La Educación debe proveerlo – a través de una formación general e integral- de las herramientas conceptuales y prácticas que le permitan crítica y reflexivamente pensar su lugar en la sociedad.

 

Ejes para desarrollar una Educación Politécnica-Integral.

   El plan para la Educación que se defina debe atender a desarrollar el objetivo de educación integral. Para ello se plantean cinco ejes fundamentales de despliegue simultaneo presentados sin que el orden signifique prioridad.

1.-Educación en el trabajo creativo, productivo y liberador, por lo tanto aprender los conocimientos científicos, técnico- tecnológicos y humanísticos que permitan construir nuevos conocimientos así como aplicarlos en tareas concretas y desarrollar experiencias que permitan comprender y valorar el trabajo, como forma de realización personal y colectiva.

2.-Educación para el desarrollo de un pensamiento crítico,  trabajar – docentes y estudiantes – sobre los contenidos desde una posición cuestionadora, problematizadora, de debate, análisis y reflexión profundos.

3.-Formación ciudadana, esto es: formación política para ejercer y defender los derechos individuales y colectivos, y aceptar el reto de la construcción de una sociedad donde las personas contrariamente a “adaptarse” sean capaces de promover los cambios necesarios.

4.-Educación artística y estética .  Supone una forma más de aprehender la realidad, Además del  disfrute de las expresiones artísticas de la Humanidad, y obtener la oportunidad de desarrollar el potencial artístico creativo y de expresión y comunicación de cada uno.

5.-Educación para una vida saludable.  Resignificar, humanizándolo,  el concepto de calidad de vida que el modelo cultural hegemónico intenta convertir en sinónimo de capacidad de consumo.

 

Educar en el trabajo

Es necesario subrayar la diferencia conceptual entre educar en el trabajo y educar para la salida al mercado laboral.

La propuesta central es educar en el trabajo, no capacitar para un trabajo. Es educar al estudiante en el valor del trabajo, no darle tempranamente capacitación para una salida laboral. La Educación general debe ser un ciclo que brinde las herramientas conceptuales y prácticas que le permitan crítica y reflexivamente pensar su lugar en la construcción de la sociedad. Simultáneamente no podemos ignorar que los estudiantes ingresarán al mercado laboral y serán explotados, también hay que prepararlos para ello.

El incorporar prácticas de trabajo manual, como medio de formación general, tiene en esencia dos fundamentaciones: porque se aprende sobre el trabajo trabajando y porque éstas prácticas desarrollan conocimiento que complementa y completa el trabajo intelectual.

La educación en el trabajo manual brinda un medio de expresión y creatividad, favorece la crítica y la autocrítica ya que exige confrontación constante de la idea y el proyecto que deben ser materializados en el proceso de elaboración o producción, desarrolla la observación, la imaginación, la investigación. Ofrece la oportunidad de realizar la unión de la teoría y la práctica, y aporta por ende a la formación de un criterio de verdad.

Los principios históricos.  Educación laica, gratuita y obligatoria.

Laicidad.  Significa educación científica.  Toda la información posible sobre todos los asuntos de modo que el individuo construya en el colectivo su apreciación de los hechos.  Nada de indiferencia ante las opiniones antisociales y deshumanizadoras.  La historia reciente debe incluirse cada vez más firmemente formando ciudadanos democráticos y por ello antifascistas.

Gratuidad. No es suficiente que exista un sistema educativo gratuito  El Estado debe garantizar los medios materiales  de ingreso y permanencia.  Textos y materiales gratuitos.  Alimentación en el centro educativo.

Obligatoriedad.  No es solo una exigencia a las familias.  Es principalmente una obligación del Estado en su conjunto.

Algunos números.

La educación pública atiende a casi 800.000 niños y jóvenes, trabajan en ella más de 55.000 docentes y casi 30.000 funcionarios administrativos y de servicio.  Solo estos números demuestran la magnitud social del asunto en consideación.

Estado actual.

El conjunto de conocimientos, habilidades y capacidad crítica que niños y jóvenes adquieren en el sistema educativo es cada vez más escaso y de menor profundidad; ello es funcional a que sean cada vez más explotados y dependientes y es consecuencia de políticas que tienen esos objetivos. Un gobierno que declara la esencialidad en respuesta a la lucha de los trabajadores de la educación y que recorta  los recursos educativos para la “consolidación fiscal”, ¿qué se propone respecto a la educación?

El pobre estado de la formación docente y su inexistencia para sectores sustantivos de la educación contribuye al empobrecimiento general educativo.   Resulta esencial pensar y desplegar un ámbito nacional  de formación docente, efectivamente terciario en su nivel y funcionamiento (autónomo y cogobernado) que prepare para todas las areas de docencia en la educación pública.

Mediaciones. 

Habrá que pensar con mirada estratégica como se lucha hoy  por reivindicaciones que se aten con la perspectiva global y educativa.

Recursos.

Las políticas educativas necesarias requieren recursos mayores que los hoy resueltos por el Poder Ejecutivo.  Si bien la inversión en infraestructura ha sido  muy importante, la misma todavía no alcanza porque hay edificios que no habían tenido mantenimiento por décadas. Actualmente hay centros educativos con innumerables carencias, edificios que no fueron construidos con la finalidad de enseñar, pisos peligrosos, problemas eléctricos y sanitarios de difícil resolución, etc. Por otra parte debe cuidarse que el edificio para educar tenga las características adecuadas a la población a atender, especialmente contemplando la accesibilidad de personas con discapacidad.

La educación politécnica-integral requiere edificios que prevean talleres donde el trabajo realizado sea una realidad y no una ficción.

Simultáneamente, la sobrecarga horaria que los docentes asumen como estrategia de supervivencia conduce a una disminución inevitable del nivel del trabajo realizado, para el bloque dominante ello es deseable, para el bloque alternativo una aberración.

Para concretar la educación que aspiramos debemos continuar exigiendo, como mínimo,  6% del PBI para Anep y Udelar.

No se puede ignorar que el Estado realiza una enorme resignación tributaria a la educación privada.  Por esa vía los contribuyentes entregan recursos a los sectores de mayores ingresos de la sociedad.      

Reafirmamos el compromiso de ganar para el campo de la revolución a las masas vinculadas a la educación.

 

Por un sistema educativo público estatal, único nacional,  politécnico-integral, autónomo y cogobernado.   Con los recursos necesarios para su despliegue.